NOTICIAS |

Iguazú: Lucas Sugo le dio la bienvenida a la temporada de invierno con un multitudinario show

.

Más de 8 mil personas de todo el país, fueron testigos de un show de alto vuelo, cuya antesala estuvo a cargo de artistas locales de primer nivel que, con danza y música, calentaron los motores del escenario, dando paso al cantautor uruguayo.

Pasadas las 20 horas, el escenario montado sobre la Av. Victoria Aguirre, se encendió a ritmo de tango con la sublime actuación de Madero Tango que, en compás de 2×4, imprimió sobre las tablas toda la fuerza y la pasión de la danza con raíz rioplatense.

Córdoba, Buenos Aires, Santiago del Estero, Corrientes, Brasil, Paraguay, y Misiones de extremo a extremo, entre otros tantos, formaron parte del multitudinario público que, desde tempranas horas de la tarde, fue tomando lugar sobre la avenida Victoria Aguirre.

Luego, dos profetas de su tierra, Sin Documentos -creada por Nahuel Kala, ex baterista de los Kalas-, y Roberto Edgard -Volcán-, subieron al escenario de su Iguazú natal, transformando la previa del plato fuerte de la noche, en una verdadera fiesta.

Lucas Sugo llegó al escenario y, con los primeros acordes de «Amiga», su fiel público se encendió sin pausa hasta el final, coreando un extenso y completo recorrido por sus grandes éxitos.

Uno de los momentos de mayor emoción de la noche llegó con el primer minuto del 9 de julio. Con un corte súbito de instrumentos, la banda dio paso al Himno Nacional Argentino, y la hermandad de los pueblos -uruguayo y argentino- se pudo sentir a flor de piel. De un lado, los uruguayos saludando al pueblo argentino, desde el escenario y con respetuoso silencio; de otro, estos entonando el himno con la fuerza de quien sostiene y defiende lo más preciado que tiene un pueblo, su soberanía. La celeste y blanca en pantalla gigante completó la escena que a muchos emocionó hasta las lágrimas.

«A Misiones me trae el cariño de la gente. Con este público tenemos un cariño especial. Misiones tiene para nosotros algo especial, por eso volvemos tantas veces», sostuvo el músico en su encuentro con periodistas.

Cuando vi las Cataratas lo primero que pensé fue, por qué no están mis hijos y mi mamá. Y es lo que voy a hacer, los voy a traer en los próximos meses para que sean testigos de una de las manifestaciones de la naturaleza más grandes que vi en mi vida. Se me cortó la respiración y esa impotencia solo se la puedo atribuir a Dios», dijo sobre el escenario.

Así las cosas, la temporada de invierno en Misiones arrancó con todo. La frialdad de los números, tomó calor con la realidad de la escena. Ese 90% expresado en las reservas, se pudo sentir en la ciudad de las maravillas. 

Bares, restaurantes, hoteles y calles, son un sólido testimonio de que el turismo misionero, ha sorteado con éxito los obstáculos de la tempestad, goza de muy buena salud, y está más activo y más vivo que nunca.